Utilizamos cookies para poder estudiar y mejorar la experiencia de usuario de los visitantes de la web. Si continuas navegando por la web entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

De los inicios musicales a los primeros conciertos

Desde los primeros años de su infancia, María del Remedio Canales estuvo en contacto con la música, ya que comenzó los estudios de piano con su padre, Joaquín Canales, que entonces era profesor de piano en la Escuela Municipal de Barcelona . A partir de los 11 años se matriculó en la Escuela Municipal de Música; allí recibió clases de piano de su padre, mientras que Lluís Millet le impartía solfeo, teoría y también composición. Posteriormente Lluís Millet también le ofreció clases particulares, todo surgiendo de esta manera una relación de una preciosa riqueza espiritual y un gran efecto. En abril de 1932 vivió su debut profesional con dos recitales en la Escuela Municipal.
Después de la guerra, concretamente el 30 de mayo 1942, ofreció un concierto junto con Ricard Viñes en el Palau de la Música, donde debutó en solitario en noviembre del mismo año.
En estos primeros años de carrera, María tuvo el privilegio de contar con un maestro extraordinario, se trataba de Ricard Viñes que le iba a impartir clases en su casa durante dos años muy intensos (1941-43), y se convirtieron en un punto muy importante para su perfeccionamiento técnico y expresivo, ya que la introdujo en el trabajo y un conocimiento más profundo de la música francesa. Asimismo, Viñes la introdujo en los conciertos que se solían organizar en muchas residencias particulares.

Viñes creía inútil gastar horas trabajando ejercicios o estudios cuando uno ya tiene una cierta formación técnica. Ricard Viñes sostenía que todo viene del cerebro, que la técnica no consiste solamente a tocar fuerte, limpio y rápido. [...] Saber matizar, equilibrar la sonoridad de las dos manos, saber obtener la independencia absoluta de cada dedo y una sonoridad penetrante y dulce desde el pianísimo hasta el fortísimo. "Una vida dins la Música", p. 124